Qué es Sociocracia

La Sociocracia puede ser una forma de crear una estructura habitable para esta Inteligencia Colectiva

Estamos en una sociedad cuya cultura de lo colectivo está apenas enunciada. Tras años de individualismo salvaje, ahora, en las horas de dificultad, nos volvemos a encontrar necesitadas de un espacio cálido y colaborativo para sobrevivir, para vivir y para recrear un mundo a la medida de las personas. Economía real, economía del bien común…Trueque, intercambio, bancos del tiempo… En el espacio colectivo empiezan a aparecer las semillas, crecen poco a poco , con el cuidado de aquellas personas que, a veces soñadoras, a veces visionarias, se implican con anhelo y alegría, en la búsqueda de concreción, materializar el “cómo” vamos a restaurar un mundo de dignidad y equilibrio para todas.

La Sociocracia se sitúa en la necesidad de herramientas colectivas válidas. Explora sin complejos el papel de los liderazgos, propone un consenso ligero y creativo por consentimiento, aporta elementos de gran calado en la inteligencia de una organización a través de las elecciones sin candidatos, aclara las funciones de la estructura, e invita a una apertura diferente a las personas y a las organizaciones.

Con cuatro elementos base, a veces puede parecer excesivamente simple, y sin embargo, en su aplicación, la energía de un grupo cambia de forma instantánea. Ya sea una ong,  una empresa, una cooperativa; la transformación es real y constatable.

La Inteligencia Colectiva es un término que si bien es ambiguo, expresa la certeza de que la comunidad es un espacio real y eficiente. Comunidad es sencillamente el espacio compartido. En comunidad vivimos todas, seamos conscientes o no. Y en este espacio necesitamos tomar decisiones, comunicarnos, llegar a acuerdos, gestionar los desacuerdos y conflictos, distribuir y cuidar de que todas las personas dispongan del acceso a los recursos compartidos.

Hay formas Inteligentes de seguir estos procesos, y formas muy costosas. En el presente nuestras estructuras son más pesadas de lo que podemos sostener, y la economía es un simple reflejo. Una comunidad Inteligente no gasta tantos recursos en la gestión de sus necesidades comunes. No aleja tanto a la gente de las decisiones que toma sobre la vida de las personas. No permite que las personas se des-responsabilicen de sus vidas. Un grupo inteligente va en busca de la cooperación entre sus miembros, un grupo inteligente no necesita horas y más horas de asamblea para tomar decisiones relevantes o irrelevantes. Es más, sabe diferenciarlas.