CNV en Familia

CNV en familia

Como espacio de encuentro multigeneracional, en esta edición hemos dado fuerza a la existencia de talleres de cnv en familia, donde habrá la posibilidad de co-participar padres, madres, hij@s y otr@s adult@s interesad@s en el aprendizaje para compartir cnv con niñ@s.

De esta manera, podremos participar en el mismo espacio adultos y niñ@s a la vez que aprendemos, practicamos, e interiorizamos la cnv de la mano de la formadora Elena Bernasconi.

Los talleres inclusivos serán llevados por la Formadora y una co-facilitadora. Al mismo tiempo contaremos con un@ voluntari@ de apoyo, que puede acompañar a l@s niñ@s que prefieren estar con otra cosa.

La primera hora y media se dedica el taller a un público multigeneracional, tomando en cuenta un lenguaje y herramientas apropiados a niñas y niños. En este espacio jugaremos, aprenderemos, escucharemos, conectaremos y celebraremos.

La otra hora  queda a disposición como un espacio abierto de compartir dudas y necesidades, más enfocados a las personas adultas, padres y madres. Sin embargo, si hubiera interés se mantendría el espacio multigeneracional.

Después de la primera hora y media, l@s niñ@s podrán disfrutar en la piscina, o jugar acompañad@s por voluntari@s y la persona socorrista, o bien quedarse en el taller.

Vosotr@s podréis elegir entre participar en estos talleres de cnv en familia o participar en otros, ya que existe la opción de dejar a tus hij@s en el taller inclusivo acompañad@s de la persona voluntaria. En este caso, te pedimos que nos avises para que nos podamos organizar y estructurar.

 

Juego libre y espacio creativo acompañado

Es un espacio para l@s niñ@s acompañad@s por dos voluntari@s.

Nuestro propósito es crear un espacio libre y seguro para los deseos y necesidades de l@s niñ@s, incluyendo la de exploración del Campamento. Existirá a la vez que los talleres de la mañana y de la tarde, para así facilitar  la asistencia de mamás y papás.

Para dar forma a este espacio necesitamos tu colaboración, con la intención de co-crearlo junt@s:

-Trayendo  materiales para manualidades, pinturas, juegos, teatro, música, danza, cuentos, etc.

-Ofreciendo o participando, si así lo deseas, en alguna actividad para l@s niñ@s dentro de este espacio.

CNV y Niñ@s

Comprender y ser comprendid@

En la CNV partimos de la idea de que toda conducta es un intento de cuidar nuestras necesidades. Logramos comprensión mutua mucho más fácilmente en el nivel de las necesidades que enfocándonos en la conducta.

¿A partir de qué edad funciona CNV con Niñ@s?

Esto es una pregunta muchas veces escuchada en talleres y escuelas de madres y padres. Y la respuesta puede estimular frustración en muchos adultos: “!Nunca!” Por lo menos no si con la palabra “funciona” se refiere a” a partir de qué edad hace mi hij@ lo que yo quiero, cuando me expreso en CNV”. La CNV no quiere ser una herramienta o técnica para adiestrar a niñ@s o adultos, sino es una herramienta que nos pueda ayudar a conectar con nosotros mismos y con los demás, y de esto puede surgir comprensión, acompañamiento y convivencia desde el corazón.

Si reformulamos la pregunta en “¿A partir de qué edad pueden expresar l@s niñ@s sus sentimientos y necesidades y entender los de los demás? “, nuestra respuesta, solamente basada en nuestra experiencia, es: “Desde el nacimiento.”

( Frank Gaschler, creador del “Sueño de la Jirafa” y formador certificado del CNVC)
Muchas veces cuento a los padres con cuales trabajo, que es un infierno tener hijos y pensar a la vez que haya algo como padres “buenos”.


Porque cada vez cuando no nos sale de una manera perfecta, vamos a sentir vergüenza y culpa.

De esto nuestros hijos no van a poder sacar provecho.

Mi objetivo entonces no es crear padres y madres perfectas. Mi objetivo es aprender a ser cada vez menos “tontos”. A esto llegamos aprendiendo de cada situación en la cual no hemos sido capaces de conectar con nuestros hij@s empáticamente, o no nos hemos expresado auténticamente.

¡Nadie es perfecto! Y nos acordamos de que todo lo que merece la pena hacer mantiene su valor también si lo hacemos en forma imperfecta. Y todo que podemos hacer como padre o madre, merece la pena hacerse.

(Marshall B. Rosenberg “Raising Children Compassionately”, 2003)